top of page

ADESA proclama que el sistema de salud está en cuidados intensivos.


El Día Mundial de la Salud, que se conmemora este 7 de abril, encuentra a la República Dominicana atrapada en un sistema sanitario en crisis, caracterizado por el abandono de la estrategia de atención primaria y por un creciente deterioro de los hospitales públicos.

La afirmación la hace la Alianza por el Derecho a la Salud (ADESA) al explicar que el sistema dominicano de salud requiere un urgente cambio estructurar y un nuevo enfoque que incluya promover la vida sana, prevenir enfermedades y garantizar servicios sanitarios oportunos y de calidad.


Diagnósticos realizados por ADESA revelan un déficit muy grande de unidades de atención primaria en salud y una grave crisis de los hospitales municipales, provinciales y especializados. Para cubrir el primer nivel de atención debería existir cerca de 7 mil unidades de atención primaria y solo operan, con muchas deficiencias, unas 1,250. En ellas falta personal especializado en salud comunitaria y familiar, medicamentos, presupuesto y equipos, situación que se repite en los 130 hospitales del II Nivel de Atención.


“La salud se encuentra en cuidados intensivos sin que se vislumbre una solución ni a corto ni a mediado plazo. El actual Gobierno mantiene intacto el mismo modelo de salud que se instaló hace más de dos décadas y que ha guiado las actuaciones de 4 presidentes de la República y a cinco ministros. Ese modelo llevó a la ruina a casi todos los hospitales públicos, desatendió la atención primaria, promovió el encarecimiento y la privatización obligatoria mediante el régimen contributivo del Seguro Familiar de Salud y dejó al 58% de la población en condición de desamparo”, explica la entidad que agrupa a cientos de organizaciones sociales.


Alba Reyes, coordinadora general de ADESA, advirtió que, si no se buscan soluciones concertadas y urgentes a la crisis de salud, ésta podría generar estallidos sociales de consecuencias impredecibles.


Informó que, en el marco de la mesa de salud del dialogo en curso, ADESA propuso a los partidos políticos, al Gobierno y a los demás actores participantes firmar un pacto de diez puntos para encausar al país por la ruta hacia un nuevo modelo sanitario, enfocado en derechos y que priorice la prevención de enfermedades.


Entre los puntos del pacto están rescatar la rectoría del Estado, incrementar a un 5% del Producto Interno Bruto el presupuesto de salud, elaborar un plan decenal del sector e incorporar a las organizaciones comunitarias y sociales a los consejos de administración de los hospitales.


ADESA pondera el diálogo por la salud que se está desarrollando y advierte que si éste fracasa el único camino que le quedará al pueblo será el de la movilización social y la confrontación, lo cual no desea transitar.

“Gobierno y oposición deben entender que el derecho a la salud es denegado en este país y que la crisis sanitaria es tan grave que no puede prolongarse más: o concertamos o nos enfrentamos”, precisó Alba Reyes.


FUENTE: ADESA

25 visualizaciones0 comentarios
bottom of page